tuzonaeco

Para tu información, aprendizaje y participación ecológica

La pilas: sus efectos adversos en la naturaleza y en nosotros

Deja un comentario

Es importante que sepas que las PILAS, sea cual sea su formato o tamaño, NO pueden tirarse al contenedor de la BASURA NORMAL, pues es altamente CONTAMINANTE. Existen unos especiales destinados a este fin. Tampoco las tires al agua o las entierres, porque son muy nocivas.

Debes saber que si tiras una pila junto con el resto de los residuos, irá a parar a un vertedero o a una incineradora, y de ahí, entonces, los elementos contaminantes de la pila podrán llegar a la tierra y a los ríos y envenenarlos. Esto es así porque las pilas tienen unos componentes muy peligrosos para la salud, que son plomo, litio, níquel, cadmio y mercurio. Este último es el más perjudicial.

El mercurio no solo afecta a los animales y a la naturaleza, sino que puede afectar también al ser humano. Por eso tenemos que separarlas de los demás desechos, porque, así, son enviadas a centrales de reciclaje, donde se separa el mercurio de los otros metales de las pilas que sí que pueden reutilizarse. Este sistema es capital, pues como hemos dicho, evita la contaminación del medio ambiente y nos protege de riesgos contra la salud.

Es importante que sepas también que las pilas botón (pilas de los relojes, las calculadoras, los mandos de garajes…) son las más contaminantes pese a su pequeño tamaño. Con respecto a las pilas cilíndricas o de petaca, tienen menos metales tóxicos, pero son las que más se producen, hay más cantidad de ellas.

Los elementos que componen las pilas tienen unos efectos gravísimos para nuestra salud.

El mercurio puede resultar cancerígeno y bioacumulable, y puede dañar, entre otras cosas, al cerebro, a los riñones o al habla y provocar retraso mental o ceguera. Contamina el agua y la tierra y puede llegar hasta nuestros alimentos, ya que se acumula en la piel de los peces.

El plomo no se degrada y se adhiere a partículas del suelo y es susceptible de pasar a aguas subterráneas. Afecta al sistema nervioso y al reproductivo, además de a los riñones. El litio es neurotóxico y tóxico para los riñones. Provoca daños en el sistema nervioso (hasta el punto de producir estado de coma), paradas cardíacas, edema pulmonar… Es fácil que se filtre a los mantos acuíferos. El níquel afecta a la piel y puede producir cáncer de pulmón y bronquitis crónica. Sale a la atmósfera cuando se incinera la basura y en el aire se sujeta a partículas de polvo que se acumulan en el suelo. El cadmio es cancerígeno y provoca daño en los pulmones y los riñones. Ingerido puede producir diarrea y vómitos. Llega al aire y al agua por el derramamiento de desechos domésticos y desde los vertederos.

Contaminación del agua: las pilas dañan gravemente el agua que necesitamos para vivir. Una pila de mercurio puede llegar a contaminar 600.000 litros de agua. Una alcalina, 167.000 litros. Una pila de zinc, 12.000 litros.

SOLUCIONES

No tires las pilas a la basura, al campo o a la calle. Tíralas en los contenedores especiales para ellas. Los encontrarás en la calle y en muchos centros comerciales.

No entierres las pilas, porque contaminan el suelo y el agua una vez que se ha oxidado su cubierta.

Utiliza pilas recargables, ya que sustituyen el uso de unas 300 desechables.

No quemes las pilas; los metales tóxicos irán a parar directamente a la atmósfera.

Intenta hacer uso de otras energías: usa aparatos que puedas conectar a la red eléctrica.

EVÍTALO

Patricia Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s